Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

 

 

EL ARTE DE LA ESTRATEGIA

Puedes seguirnos en:

-???-


¿Por qué mentimos?

Mentiras y manipulación > Cómo detectar mentiras

"Una verdad sin interés puede ser eclipsada por una falsedad emocionante". Es una frase del escritor británico Aldous Leonard Huxley que puede sintetizar una realidad palpable en cualquier sociedad: los engaños que nos suelen acompañar en nuestra vida pública y privada. Desde hace unos días, la actualidad deportiva ha puesto en el podio de mentirosos al ciclista Lance Armstrong, que finalmente acabó confesando que se dopó, después de sostener lo contrario durante más de diez años


¿Por qué mentimos?


En una entrevista exclusiva realizada por la popular Oprah Winfrey, el deportista acabó confesando su gran mentira y puso en manos de la opinión pública la redención de su pecado. Arsmtrong es el último caso de una lista de personajes públicos que se han visto obligados a confesar una mentira. Muchos de ellos son deportistas, pero también hay casos más sensibles, como el de la barcelonesa Alicia Esteve, que se inventó ser una superviviente de los trágicos atentados del 11-S, o el de Enric Marco, que fingió ser un preso del nazismo. ¿Qué lleva a alguien a inventarse una mentira de este calibre? ¿Podemos aguantar el sentimiento de culpa? ¿Qué es lo que nos lleva a confesar? ¿Se puede perdonar y volver a confiar en un mentiroso?

Clases de mentirosos
Mentir es un acto consciente, aunque no todo el mundo es capaz de hacerlo, según señala el catedrático de psicobiología José María Martínez Selva. En su libro La gran mentira, Selva describe dos tipos de mentirosos: el fabulador y el sinvergüenza. “El fabulador es alguien acostumbrado a contar mentiras a lo grande y en todos los ámbitos; se reinventa aunque lo hayan descubierto antes, mientras que el sinvergüenza es aquél que lo que intenta es lograr una ventaja para llegar a alcanzar un objetivo que no puede conseguir o que no tiene la seguridad para lograrlo”, explica el autor. A juzgar por esta definición, y con algunos matices, deportistas como Arsmtrong o la atleta Marion Jones, que también confesó que se había dopado, estarían englobados en esta segunda definición.

En
La gran mentira (Ediciones Paidos), un libro publicado en 2008, José Martínez Selva ya dedicaba un capítulo a deportistas, especialmente en áreas como el atletismo o el ciclismo: “No es que sea visionario, es que simplemente es algo que se veía venir. En ese momento, algunos compañeros ya habían denunciado a Arsmtrong, y se dejaba entrever cierta trama en muchos equipos que se tapaban y defendían entre ellos para mantener viva la industria del dopaje”. Ciclistas como el escocés David Millar -que confesó haber tomado toda clase sustancias ilegales en el libro Pedaleando en la oscuridad -Armstrong, o atletas como Marion Jones, acabaron confesando, víctimas de su propia mentira. “El autoengaño funciona hasta el punto de que la persona tiende a buscar explicaciones que justifiquen racionalmente su conducta. Lo que se acaban creyendo son, precisamente, esas justificaciones, pero en todo momento son conscientes de que han hecho algo mal”, señala Selva.


¿Por qué mentimos?


Confesión y sentimiento de culpa
El filósofo Alexander Pope aseguraba que “el que dice una mentira no sabe qué tarea ha asumido, porque estará obligado a inventar veinte más para sostener la certeza de ésta primera”. Dicho de otra manera, para mentir hay que tener memoria, sino, la mentira se acaba girando en tu contra, y no todo el mundo es capaz de sobrellevar el peso de la culpa, por lo que al final uno se ve obligado a confesar. Pero no es el único factor que puede llevar a una persona como Arsmtrong a poner punto y final a su invento: “Hay varias cosas que han podido influir, como que las pruebas fueran tan potentes que ya no pudiera más con ellas, un argumento emocional al ver el daño que estaba haciendo a su propia familia, o incluso la búsqueda de algún incentivo como el perdón para luego poder dedicarse a otra especialidad liberado de culpa”, explica Martínez Selva.

Como en su día hizo Marion Jones, el ciclista escogió la vía de la televisión para sincerarse con la opinión pública. Hay una expresión popular que reza “mentira confesada es mitad perdonada”, aunque para Selva no siempre es así: “La confesión da alivio, pero apartarse de la norma también implica una sanción. En este caso, el alivio no es suficiente porque Arsmtrong era una ejemplo para miles de personas, y su confesión queda agravada por el hecho de ser un ídolo para mucha gente y estar enrolado a una fundación de ayuda para combatir el cáncer. La caída es tremenda”. La atleta Marion Jones confesó entre lágrimas que no se quería lo suficiente como para decir la verdad, y si su objetivo fue lavar la imagen marcada por la sombra del dopaje, logró justo el efecto contrario. Perdonar a un mentiroso y, sobre todo, volver a confiar en él, es una tarea complicada: “La confianza cuesta mucho de construirse, pero se destruye muy rápidamente. Lo único que se puede hacer en este caso es rehacer la vida y demostrar que no se es un fabulador y que se está muy arrepentido”, asegura Selva, que pone el ejemplo de Mario Conde y “todos los esfuerzos que está haciendo para crearse otro tipo de identidad pública”.


¿Por qué mentimos?


Vidas inventadas
El deporte no es el único ámbito social que ha vivido en los últimos meses una mentira que ha acabado derivando en un juicio paralelo de la opinión pública. Las historias inventadas de Alicia Esteve, que se creó una doble personalidad para hacerse pasar por una superviviente de los atentados de Nueva York de 2001, y la de Enric Marco, que presidía la asociación Amical de Mauthausen y que se presentó como falsa víctima del nazismo en el campo de concentración de Flossenburg, salieron a la luz después de que diferentes investigaciones periodísticas dieran con la verdad. Dos casos que, según Selva, presentan algunas diferencias: “Alicia es una auténtica fabuladora porque lleva así toda la vida. Estoy seguro de que, allí donde esté, seguirá inventando. Su única finalidad es ser el centro de atención, destacar, conocer a gente importante, y eso no tiene ninguna justificación. El caso de Enric es distinto porque utiliza una invención como arma sindical y política para combatir el nazismo. Es algo que se acerca más al fraude, eso sí, utilizando una historia que es dolorosa para mucha gente”.

Falsas promesas
“Un buen actor es un hombre que ofrece tan real la mentira que todos participan de ella”, aseguraba el actor y director italiano Vittorio Gassman. En el ámbito político es frecuente escuchar promesas incumplidas y medias verdades de protagonistas que libran diariamente una lucha por llegar a la opinión pública con la máxima transparencia posible. Una asignatura que, ahora mismo, parece difícil de aprobar por gran parte de la clase política de nuestro país. “La promesa incumplida puede ser una gran mentira, y eso es algo que se está produciendo en política como un hábito más. Lo más grave es que no veo ningún signo de arrepentimiento o de explicación por parte de los políticos”, asegura Selva, que cree que “esto está generando una falta de credibilidad general que es muy mala porque da la impresión de que cualquiera puede hacer lo que le dé la gana, y eso genera incertidumbre y malestar”. Para el psicólogo, el factor cultural que hay implícito en las mentiras tiene también mucho que ver: “En las culturas mediterráneas se perdona mucho más la mentira, e incluso la picaresca parece que está bien vista”.

Mentiras sociales
Todos hemos mentido en alguna ocasión e incluso se ha demostrado que algunos primates también se mienten entre ellos, por lo que hay una parte de la mentira que es innata en nosotros, aunque el factor cultural y el factor aprendido tienen muchísimo más peso en nuestra conducta. “Hay mentiras que son inevitables en la vida social ya que ésta es compleja y, a veces, nos vemos arrastrados”, asegura Selva. La lista de este tipo de mentiras no es precisamente corta: mentiras para economizar el lenguaje, para causar buena impresión ante los demás y guardar nuestra imagen, mentiras por autoengaño, mentiras piadosas, por cortesía, protección o por miedo. “Hay una gradación de la mentira social más o menos tolerable a una mentira que se va transformando en algo peor”, explica el catedrático, que cree que la mentira mala más común es “aquella que se utiliza para manipular a los demás con el fin de conseguir algo”. El hecho de que no nos pillen mintiendo nos anima, según Selva, a seguir mintiendo con más frecuencia: “Uno de los beneficios que se obtiene con la mentira es conseguir algo bueno o evitar algo malo. Si la persona ve que ha tenido éxito, tiende a repetirlo”.

Richard Nixon, Bill Clinton, Enric Marco, Lance Arsmtrong, David Millar, Marion Jones, Tiger Woods, Anna Anderson, Alicia Esteve o Ana Rosa Quintana son algunos de los mentirosos que han tenido que confesar públicamente su gran engaño. No son los únicos de la lista, ni serán los últimos que pasarán a los anales de la historia como protagonistas de una aventura con final infeliz. Aristóteles dijo que “no basta decir solamente la verdad, mas conviene mostrar la causa de la falsedad”. Un reto social pendiente, tanto en nuestra vida pública como privada.


Fuente: http://www.lavanguardia.com/vida/20130130/54362273755/por-que-mentimos.html

Cómo descubrir la mentira y al mentiroso


LEONARDO FERRARI

Ahora puedes descubrir la mentira y al mentiroso

Descargar DEMO libro PDF


Mediante el lenguaje corporal y el lenguaje verbal podrás detectar al mentiroso.

Descubre cómo detectar infidelidades amorosas

¿Sabes cómo funcionan las maquinas de la verdad?

Aquí conocerás los secretos de las técnicas de interrogatorio para destapar al mentiroso.

Si te gusta saber cómo mentir, ésto te interesa.

Aquí verás cómo actuan los estafadores y cómo nos dominan mendiate la ingenieria social.

También conocerás el secreto de cómo nos engañan a todos como sociedad.


Sencillo, fácil y explicado con ejemplos
Lo lees y ya lo practicas


-???- | -???-