Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

 

 

EL ARTE DE LA ESTRATEGIA

Puedes seguirnos en:

-???-


Cómo llamar la atención del jefe

Liderazgo y rendimiento > Rendimiento > Rendimiento. Ascenso, despidos, relaciones laborales

¿Dedicar ocho horas al día a su trabajo y hacerlo de forma adecuada no es suficiente para llamar la atención de su jefe?

Si su actividad pasa inadvertida y que le ignoren se ha convertido en costumbre, no busque culpables. Hacerse valer delante de sus
superiores sólo depende de actitud, confianza y buenas dosis de autocrítica. Este es el principio para lucirse ante su jefe.

El señor González llegaba puntual todos los días a la oficina. Ocupaba su puesto de trabajo y a la hora en punto regresaba a su casa. Martínez no era muy amigo de las puntualidades, sin embargo, aunque anárquico por naturaleza tenía el don de la oportunidad: siempre estaba cuando aparecía el jefe y era brillante en sus planteamientos. En el reparto de ascensos, ¿imaginan quien consiguió despacho propio? En esta situación ficticia, Martínez promocionó mientras su compañero, un tipo muy competente, tuvo que conformarse con ser la mano derecha de su nuevo superior.



Para llamar la atención del
jefe no vale con ser correcto, a menudo conviene echar un poco de sal y pimienta y convertirse hasta en algo molesto, en el buen sentido de la palabra. Nadie es imprescindible en un puesto de trabajo, pero si consigue ser influyente será tomado en cuenta más que aquellos que, haciendo un trabajo impecable, pasan inadvertidos.

“Para ser influyente es muy importante tener la seguridad bien anclada y no tener demasiado interés en agradar" Pilar Jericó, socia directora de Be-Up, asegura que “para tener influencia hay que tener firmeza en los mensajes. Las personas que antes de hacer una presentación empiezan a justificarse o transmiten inseguridad sin necesidad. La mayor parte de los
jefes tienen poco tiempo y necesitan que sus colaboradores vayan al grano para pasar rápido a otra cosa”. Es cierto que en ocasiones es cuestión de química, pero si no logra brillar por sí mismo, “hágase valer con hechos y resultados palpables que no den lugar al equívoco”.



Una buena idea es la que aporta Paco Muro, presidente de Otto Walter: “Acudir al despacho con papel y bolígrafo. Anote lo que vaya acordando, generará práctica y evitará malos entendidos”. Pero, si a pesar de tenerlo todo bien apuntado observa que nada cambia, Jericó recomienda hacer un buen ejercicio de autocrítica porque “la culpa puede estar en usted. Para ser influyente es muy importante tener la seguridad bien anclada sin demasiado interés en agradar. Basta con ser uno mismo sin abusar de la adulación gratuita. Aun así, si intuye que la relación no funciona, no descarte abordar a su
jefe y preguntarle cuáles son sus expectativas”.


Lúzcase ante su jefe
Si pese a todo, sus intentos para conseguir llamar la atención son fallidos, Muro propone diez trucos para lucirse ante el
jefe.

1. Cuando vaya a su despacho anote lo que vayan acordando. Igualmente, si desea despachar asuntos con él, lleve los temas por escrito. Eso le ayudará a ser breve y a no olvidar nada.

2. Déjele hablar hasta el final, no le interrumpa.

3. De entrada no critique sus decisiones. Ante algo que no comparta, pídale tiempo para pensar y luego proponga una alternativa mejor bien pensada y documentada.

4. No tema pedir explicaciones del porqué de sus decisiones. Si aprende a decir algo como: “Cuentas conmigo. Sólo te pido que me expliques mejor esto porque no lo veo y como quiero hacerlo bien, necesito entenderlo mejor”.

5. No le lleve problemas sin haber pensado alguna solución.



6. No espere a que el
jefe le encargue algo. Demuestre su iniciativa ofreciéndose para hacer alguna tarea que surja o incluso algo que se le haya ocurrido. Demostrará interés por el negocio y ganas de hacer.

7. El día que su
jefe haga algo destacable dígaselo. Una felicitación sincera y concreta de un colaborador directo es algo capaz de influir. No es cuestión de hacer la pelota, eso consiste en adular de forma falsa e inmerecida.

8. Cumpla siempre sus compromisos y a tiempo.

9. Sorpréndale por calidad de
trabajo. Cuando le encargue un trabajo, asómbrele siempre llevándole algo un poco mejor de lo que él esperaba pero, sin excederse. En este caso parecerá ocioso o pecará de eficiente a costa de la eficacia.

10. Si no puede acabar a tiempo un
trabajo, dígaselo con antelación. Cualquier jefe acepta y valora un “no voy a llegar” con tiempo para tomar decisiones. El “no he llegado” no tiene solución.

Fuente:
http://www.expansion.com/2012/02/14/empleo/emprendedores/1329241335.html


El Arte de la Guerra y la Estrategia


Estrategias desde la antigüedad hasta el presente explicadas de forma sencilla.

- Cómo vencer sin luchar.
- Estrategas y estratagemas.


Este libro sobre el arte de la guerra y la estrategia le va a ser muy útil porque trata sobre la lucha y el conflicto. Puesto que a lo largo de nuestra existencia
todos entramos en pugna con otras personas, es bueno conocer la estrategia para resolverlos. La estrategia preferible de hacerlo es la negociación, pero no siempre funciona.

Si elige participar en un conflicto, lo mejor es ganar cuanto antes con el mínimo daño propio y a ser posible, del adversario.

Descargar Demo Libro PDF


-???- | -???-