Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

 

 

EL ARTE DE LA ESTRATEGIA

Puedes seguirnos en:

-???-


Hipnosis y autohipnosis. Introducción, verdades y mentiras

El poder de la mente > Mente. Hipnosis y Autohipnosis. Sueño

Si aún no se cree que la hipnosis existe, lea lo que sigue.

Ultimos minutos de la segunda parte de la final de la copa del mundo de futbol y los equipos empatados. Penalty. El jugador que lo va a lanzar se prepara para hacerlo. Ahora observe a todos los espectadores que ven la TV.
¿Cree ahora en la hipnósis?


Mente. Hipnosis y autohipnosis. Introducción, verdades y mentiras


Concepto


La
hipnosis es un estado mental y físico en el que “cambiamos” la forma de funcionar de la conciencia. Normalmente estamos más o menos atentos, pero captandolo que sucede a nuestro alrededor. Si aprendemos a“reducir” la atención difusa (la que se dirige al entorno, al ambiente), al tiempo que aumentamos la atención interna, la que se dirige a nuestro propio pensamiento, llegaremos a conseguir un estado de “superconcentración”, dirigida exactamente a aquellos contenidos que nos interesen. Este tipo de estado ha sido denominado de muchas formas a lo largo de la historia: estado de trance, experiencia mística, meditación trascendental, recogimiento, estado hipnótico, estado sofrónico...

Lo importante es que se trata de un estado fácil de conseguir para la mayor parte de la gente. Es probable que casi todo el mundo pueda llegar a un mayor o menor grado de este cambio de conciencia a poco que se aplique. Si otro nos enseña a llegar a este estado de conciencia, hablaremos de
hipnosis. Cuandolo aprendemos a hacer nosotros mismos, estaremos elaborando una autohipnosis.

Antecedentes

El interés por la h
ipnosis, muy enfriado en las primeras décadas de nuestro siglo, resurgió durante la guerra civil española, y más adelante en la segunda guerra mundial, cuando los psiquiatras del ejército advirtieron que la técnica era útil para resolver los estados de trance llamados “neurosis de la trinchera”. En los años 50 aparece una fiebre investigadora acerca de la hipnosis. La prestigiosa APA (American Psychiatric Assotiation) reconoce el valor de la hipnosis como legítimo método terapéutico, y, hoy en día, una división de la American Psychological Assotiation está dedicada a su estudio e investigación.


Mente. Hipnosis y autohipnosis. Introducción, verdades y mentiras


Sofrología e hipnosis

En la década de los 60 aparecieron los trabajos de un médico colombiano, A. Caycedo, quien desarrolló una especie de redescubrimiento de la
hipnosis, bajo el nombre de “Sofrología” (de una palabra griega que significa descanso, reposo). Su exposición atrajo a numerosos profesionales y profanos. Los discípulos de Caycedo (por otra parte, apartado ahora de actividades médicas) enriquecieron la “sofrología” con diversas aportaciones, técnicas de meditación y hasta de Zen. La sofrología, hoy en horas bajas no ha sido sino un intento de revitalizar la hipnosis, en épocas de poco atractivo, a base de “enmascararla” bajo otro nombre y “embellecerla” con un discurso orientalista, fácil de vender.

Verdades acerca de la hipnosis

El estado
hipnótico es un estado de “superconcentración”, en el que la conciencia centraliza su atención sobre puntos concretos, separándolos del resto. Es como cuando hacemos pasar los rayos del sol a través de una lupa: la energía se concentra sobre un punto concreto, pero sin perderse un ápice de ella.

En este sentido la
hipnosis es algo muy distinto del sueño. Durante la hipnosis no hay ningún tipo de pérdida involuntaria de control. Durante el estado hipnótico, el sujeto es dueño de sí mismo y no hace sino aquello que acepta hacer.

En sentido estricto, no es que una persona hipnotice a otra. Lo que sucede es que una persona entra en un estado de
concentración y relajación, y otra le explica cómo hacerlo. Cualquier otra forma de entender la hipnosis es contraproducente.

Si el que da las instrucciones las plantea en forma de reto (“ahora no podrá abrir los ojos, aunque quiera”) o anuncia que van a suceder acontecimientos hipotéticos (“cuando se despierte ya no volverá a fumar”) está actuando, como mínimo, a la ligera. Si los sujetos hipnotizados son muy sugestionables, o (en la
hipnosis de escenario) están vencidos por la ansiedad, pueden responder ciegamente a este tipo de órdenes. Pero, si se trata de personas normales, pueden responder en forma muy crítica a estas sugerencias, más propias del hipnotizador de feria que del profesional que emplea la hipnosis como medio para hacer el bien.

Bien es verdad que, para el hipnotizador de feria, este tipo de “espectáculos” resultan muy comerciales. Pero no es menos cierto que las órdenes a seguir de forma irracional comportan alguna forma de vejación al sujeto hipnotizado y suponen un desprestigio para la técnica.

Mentiras acerca de la hipnosis

La
hipnosis no es un estado de sueño, aunque muchos de los hipnotizadores de feria (y algunos de los “serios”) manejen la palabra “Dormir” o la orden “¡Duerme!” como artimaña en sus actuaciones. Hipnosis es un estado de “superconcentración”. Si efectuamos electroencefalograma de una persona en estado hipnótico, el trazado obtenido no se parece en nada al del sueño, sino que se asemeja al de una persona despierta, atenta, pero en estado de gran tranquilidad y relajación mental.

Aprende hipnosis en 13 lecciones

William W. Hewitt

Descargar DEMO Gratis en PDF


Cómo aprender a hipnotizar, a autohipnotizarse y a realizar regresiones en el tiempo





Cualquier persona puede aprender rápida y fácilmente las técnicas de hipnosis y autohipnosis que le permitirán:

dejar de fumar

adelgazar

controlar sus miedos

y en definitiva, tener más control sobre su vida así como ayudar a las personas que hipnotice

EL PODER DE LA MENTE

Concentración, relajación, meditación, sueño, PNL, grafología, hipnosis, cerebro y nutrición, miedo, sufrimiento, estupidez, autocontrol, creatividad e imaginación.

Mente. Concentración y respiración
Mente. Relajación
Mente. Meditación
Mente. Sueño Lúcido
Mente. Programación Neurolingüística PNL
Mente. La Vía del Genio
Mente. Ocho formas de ser listo
Mente. Grafología
Mente. Grafología. Un caso práctico
Mente. Falacias
Mente. La estupidez humana
Mente. Tu mente te engaña. Heurística, sesgos y falacias.
Mente. Hipnosis y autohipnosis. Introducción, verdades y mentiras
Mente. Técnica pura para hipnosis y autohipnosis
Mente. Técnica de relajación muscular para hipnosis y autohipnosis
Mente. Técnica de visualización muscular para hipnosis y autohipnosis
Mente. Técnica mixta para hipnosis y autohipnosis
Mente. 10 trucos para optimizar tu poder mental
Mente. Autocontrol. 10 mandamientos (y uno más)
Mente. 20 consejos rápidos para mantenerte inspirado
8 alimentos para el cerebro y la mente
Mente. La imaginación
Mente. 21 consejos para evitar el estrés
Mente. Los 8 tipos de Personalidad Trastornada
Mente. Consejos para superar tus 7 miedos más frecuentes
Mente. Las 12 formas más comunes de Distorsionar la Realidad
Mente. La chispa de Einstein en 8 relatos
Mente. Cerebro y Nutrición. Alimentos perjudiciales para la mente
Mente. Cerebro y Nutrición. Sobre proteínas, carbohidratos y grasas
Mente. La fuerza del gingko biloba
Mente. 5 falacias del pensamiento egocéntrico
Mente. 11 estrategias para superar la manía de tener todo bajo control
Mente. 20 estrategias para mejorar la memoria
Mente. 5 pasos para tratar de salir del sufrimiento personal
Mente. Las características y las 4 etapas del proceso creativo
Mente. Creatividad. Conceptos generales
Mente. Creatividad. Pensamiento lateral
Mente. Técnica de creatividad de Leonardo da Vinci
Mente. El comportamiento egocéntrico
Mente. Ocho vicios que matan la creatividad
Dhammapada. Budismo y control de la Mente
Mente. Superar el miedo
Mente. Antes tontos que muertos

-???- | -???-