Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

 

 

EL ARTE DE LA ESTRATEGIA

Puedes seguirnos en:

-???-


Cómo se termina con la amistad

Relaciones con las personas > Amistad

Poder, dinero o amor; cualquiera de las tres, separadas o juntas, es causa habitual de finalización de una relación de amistad. A veces, las personas buscan metas de éxito en la vida que rompen la confianza que otro había depositado en ellas.

Eso le ocurrió a Ismael, quien vio cómo una estrecha relación empezó a deteriorarse cuando su amigo compitió con él por el puesto de director de la empresa para la que trabajaban.


Cómo se termina con la amistad

Compañeros de departamento durante seis años, Ismael y el que fuera su amigo habían compartido penas y alegrías, viajado juntos y disfrutado de encuentros familiares. Los dos querían ser directores, “algo muy jugoso”, pero su amigo no lo reconoció. Cuando finalmente consiguió el puesto no volvieron a hablarse, ya que Ismael se sintió engañado: “Estuve mucho tiempo preguntándome si nuestra amistad significaba lo mismo para los dos”. Asume que quizás debiera haberse alegrado por la otra persona pero, en aquel momento, le dolió más el orgullo.

Para Juan José García Norro, profesor de filosofía de la Universidad Complutense de Madrid, estas situaciones son frecuentes, toda vez que la verdadera amistad se pone a prueba en la dicha y victoria de un amigo, y no en la desgracia y la derrota, ya que “la conmiseración nos proporciona la apariencia de estar por encima, mientras que creemos que la admiración y el reconocimiento del triunfo ajeno nos rebajan”. Así ocurrió en el caso de Ismael, ya que en el momento en que aparecieron diferentes cotas de poder, ambos dejaron de reconocerse. Siguiendo la filosofía clásica occidental, ser buen amigo significa ser persona de bien. Cicerón subrayaba que la fuente de la amistad es la semejanza y que la simpatía mutua se produce entre hombres buenos: “ En efecto, no solo ciega la fortuna, sino que muchas veces vuelve ciegos a los que la abrazan”.


Cómo se termina con la amistad


Cuando el dinero puede a la amistad

Si la jerarquía riñe con la amistad, la codicia y el egoísmo la hacen casi imposible. Miguel, echaba la quiniela todos los sábados por la mañana con otro amigo. Pero un fin de semana se cruzaron con la suerte y ésta les puso a prueba. Fue el punto de inflexión de años de relación, que Miguel recuerda con cierto dolor: "Nunca imaginé que me pasaría algo así. Cuando tocó el premio , que tampoco era una millonada, nuestra amistad terminó".

Aunque por aquel tiempo, señala Miguel, estaba más desahogado económicamente que su amigo, no le perdona su comportamiento. Lo peor, apostilla, fue la falta de honor y lealtad. Él siempre se portó bien, incluso actuó con generosidad cuando fue necesario. “Podía haber propuesto repartirlo de otro modo, o gastarlo juntos”, lamenta. Después de ese episodio dejaron de verse, y la confianza de Miguel hacia los demás no ha vuelto a ser la misma, porque aquel gesto implicó algo más que la pérdida de un amigo. El aspecto traumático de aquella traición sigue todavía muy presente.

Perder un amigo es más fácil de lo que parece realmente. Ya sea el destino o la casualidad, la vida pone a prueba la honradez. Irene había compartido con su amiga Raquel su adolescencia. “Éramos uña y carne”, afirma Irene. Tan inseparables, recuerda, que parecían una misma. Incluso en la Universidad, Raquel iba con Irene a las fiestas de su facultad. Hasta que una noche Raquel sorprendió a su mejor amiga besándose con el chico que le gustaba.

Así como la complicidad consolida el apego, la sinceridad construye confianza entre dos. Hablar con alguien de cualquier tema, en especial de asuntos emocionales, hermana a quienes conversan. Es más, frente a preocupaciones personales, antes que consejo, se agradece un interlocutor que consuele, anime, arrime el hombro o simplemente escuche. Sólo con un amigo se puede hablar de cualquier cosa.

En esa ocasión, Irene no se atrevió a ser sincera con su amiga. Ahora hace memoria: “Yo sabía lo que sentía Raquel”, y se arrepiente, sobre todo, por no decir que a ella también le atraía la misma persona. “Hubiera sido menos doloroso”, y quién sabe si hubieran aguantado siendo amigas. Irene recuerda que no hubo lugar al perdón pues “realmente me cegué”. El enamoramiento separó esa unión que suponían inquebrantable.


Cómo se termina con la amistad


Las buenas amistades mejoran con el tiempo

La amistad surge por la naturaleza social de las personas. Del mismo modo que una planta embellece el lugar, la amistad engrandece a quien la posee. Y no es posible tenerla si no ha sido cultivada primero, germinada cuidadosamente, regada para que enraíce, querida para que crezca y dotada de afecto para lograr conservarla. Acaso se complica preservar una relación con el peso de los años si cambian gustos, actitudes o formas de entender la vida. Pero de ser mantenida en el tiempo, podemos comprobar que mejora como los buenos vinos. Como señala el psicólogo Esteban Cañamares, "vemos grupos de amigos en los que unos se emparejan y otros no. O unos tienen hijos y otros no. Eso causa intereses distintos y dinámicas y ritmos diferentes".

La amistad, no obstante, también nos dice algo de la especie humana. Sirve para superar las adversidades y también para combatir la finitud de nuestra existencia, para afrontar juntos problemas comunes y para no sentirnos solos. En este sentido, ¿una sociedad competitiva impide la amistad de sus integrantes? En opinión de Cañamares, “competir por las cosas no es algo contradictorio con la amistad, pero lo suele poner muy difícil. Normalmente se causan tensiones y enfrentamientos y pocas personas consiguen mantener la cordialidad”.

Este psicólogo señala la amistad como una pieza importante para la plenitud. Entonces, ¿cómo se llegan a hacer cosas que, inevitablemente, acaban con el cariño fraternal? Tal vez ahí, quien traiciona, choque con la contradicción humana de ética y libertad.

Sentirnos traicionados por alguien en quien hemos confiado, valora Cañamares, “supone un gran dolor”. Pero, ¿qué ocurre con el traidor? “Una persona normal, con empatía, tendrá poderosos sentimientos de culpa. Pero hay muchas personas que no son conscientes de que han traicionado o simplemente se autoengañan para no enfrentarse a ese sentimiento de culpa”. En ocasiones, la amistad llega a su final al alejarse físicamente o cambiar de vida. Pero cuando se pierde un amigo por una circunstancia ajena, aunque se sufra, el espíritu no se ensombrece por la culpa. Sin embargo, cuando se trata de traición, ya sea por ambición, codicia o la conquista carnal, la conciencia castiga la calma interior.

Quien se halle en una circunstancia parecida, siempre tendrá la oportunidad de pedir perdón. Si el deseo de triunfo nos invade de forma incontrolable hasta ser desleal con el amigo, llegaremos a comprender la sentencia del místico inglés William Blake: “Tu amistad a menudo me ha herido el corazón. Sé mi enemigo por amor a la amistad”.

Fuente: http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2012/12/07/poder-dinero-o-amor-como-se-termina-con-la-amistad-110622/

Cómo ganar amigos e influir en las personas

Dale Carnegie

Dale Carnegie se dio cuenta que se ignoraba cómo se podía persuadir a las personas

En este libro basado en su propia experiencia y la de muchas mas personas, se recogen unas sencillas reglas que de observarse pueden cambiar sustancialmente su vida. Gran éxito de ventas en su día, tras un paréntesis en el olvido, vuelve a estar rabiosamente de actualidad. De hecho, gran parte del marketing moderno se basa en sus ideas:

Descargar Demo libro PDF


3 reglas para ganar amigos

6 maneras de agradar a los demás

12 formas de lograr que los demás piensen como Usted

9 formas de ser un líder


-???- | -???-