Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

 

 

EL ARTE DE LA ESTRATEGIA

Puedes seguirnos en:

-???-


Personalidad seductora. El amante ideal

El Arte de la Seducción > Cómo crearte una personalidad seductora

La mayoría de la gente tiene sueños de juventud que se hacen trizas o desgastan con la edad.

Se ve decepcionada por personas, sucesos y realidades que no están a la altura de sus aspiraciones juveniles. Los amantes ideales medran en esos sueños insatisfechos, convertidos en duraderas fantasías. ¿Anhelas romance? ¿Aventura? ¿Suprema comunión espiritual? El amante ideal refleja tu fantasía. Es experto
seductor en crear la ilusión que necesitas, idealizando tu imagen. En un mundo de bajeza y desencanto, hay un ilimitado poder seductor en seguir la senda del amante ideal.

Una noche de 1760, en la ópera de la ciudad de Colonia, una bella joven miraba al público sentada en su palco. Junto a ella se hallaba su esposo, el burgomaestre de la ciudad, hombre maduro y afable, pero aburrido. Con sus catalejos, la joven vio a un apuesto caballero vestido con un traje deslumbrante. Su mirada fue evidentemente advertida, porque terminada la ópera el hombre se presentó: se llamaba Giovanni Giacomo Casanova.


Personalidad seductora. El Amante Ideal. Casanova


El desconocido besó la mano de la mujer. Ella le dijo que iría a un baile la noche siguiente;¿le gustaría a él asistir? "Únicamente si puedo osar esperar, Madame", contestó
Casanova, "que usted baile sólo conmigo." La noche siguiente después del baile, la mujer no podía pensar más que en Casanova. El parecía haberse adelantado a sus pensamientos: ¡había sido tan agradable, pero también tan atrevido!

Días más tarde él cenó en casa de la dama; y cuando el esposo de ésta se retiró a descansar, ella le mostró la residencia. Desde su tocador, la mujer señaló un ala de la casa, una capilla, justo frente a la ventana. Y en efecto, como si le hubiera leído la mente,
Casanova asistió a misa en esa capilla al otro día; y al ver a la dama en el teatro esa noche, le confió haber visto allí una puerta que sin duda conducía a su recámara. Ella rio, y se fingió sorprendida. Con el más inocente de los tonos, él añadió que buscaría la manera de esconderse en la capilla al día siguiente, y casi sin pensarlo ella murmuró que lo visitaría ahí una vez que todos se hubieran ido a acostar. Casanova se ocultó entonces en el diminuto confesionario de la capilla, esperando día y noche.


Personalidad seductora. El Amante Ideal. Casanova

Había ratas, y él no tenía dónde tenderse; pero cuando la esposa del burgomaestre llegó por fin, a altas horas de la noche, él no se quejó, sino que la siguió a su habitación, sin hacer ruido. Sus citas continuaron varios días. De día, ella ansiaba que llegara la noche: al fin tenía algo por qué vivir, una aventura. Ella le dejaba comida, libros y velas para hacer llevaderas sus largas y tediosas estancias en la capilla; no parecía correcto usar un templo para ese propósito, pero esto no hacía sino volver más emocionante el asunto. Días después, sin embargo, ella tuvo que hacer un viaje con su esposo. Cuando regresó,
Casanova había desaparecido, tan rápida y grácilmente como llegó.

El cultivo de los placeres de los sentidos fue siempre mi principal propósito en la vida. Sabiendo que estaba personalmente calculado para complacer al bello sexo, me empeñé siempre en agradarle. Casanova.


Personalidad seductora. El Amante Ideal. Rodolfo Valentino

La personificación del amante ideal en la década de 1920 fue
Rodolfo Valentino, o al menos la imagen que de él se creó en el cine. Todo lo que hacía -obsequio de regalos o ramos de flores, el baile, la forma en que tomaba la mano de una mujer- revelaba una escrupulosa atención a los detalles, lo que indicaba cuánto pensaba en una mujer. La imagen era la de un hombre que prolongaba el cortejo, lo que hacía de éste una experiencia estética. Los hombres odiaban a Valentino, porque las mujeres empezaron a esperar que ellos se ajustaran al ideal de paciencia y atención que él representaba. Pues nada es más seductor que la paciente atención. Ella hace que la aventura parezca honrosa, estética, no meramente sexual. El poder de un Valentino, en particular en nuestros días, reside en que personas así son muy raras. El arte de encarnar el ideal de una mujer ha desaparecido casi del todo, lo que no hace sino volverlo mucho más tentador.


Fuente: EL ARTE DE LA SEDUCCION, Robert Greene

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR:

10 señales para detectar el lenguaje corporal de los celos

¿Quién no ha sentido
celos en algún momento de su vida? Es una emoción básica, un sentimiento perfectamente natural que difícil de definir hasta que lo experimentamos. ¿Será posible saber si otra persona se siente celosa?

10 Estrategias para enamorar a un hombre

Estrategias y pautas para enamorar a un hombre, que no es lo mismo que seducir a un hombre.



Como controlar los celos

Trucos y consejos para aprender a controlar, superar y evitar los
celos de pareja. Para descubrir cómo controlar los celos, lo primero que has de hacer es pararte a pensar en el daño que te puedes hacer a ti mismo y a tu pareja

Cómo conocer a las personas por su lenguaje corporal

Mas allá de las palabras, el cuerpo no miente. ¿No sería fantástico leer los pensamientos de los demás e influir en ellos? Ahora puedes conocer los secretos de este lenguaje corporal silencioso y que nunca miente.

43 consejos de las mujeres para los hombres

Ahora puedes conocer los consejos que las mujeres dan a los hombres para hacer bien el amor.
Descargar Demo


-???- | -???-