Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

 

 

EL ARTE DE LA ESTRATEGIA

Puedes seguirnos en:

-???-


Mente. Los límites del cerebro

El poder de la mente > Mente. Sobre genios y estúpidos

Las emociones, claves a la hora de tomar decisiones, son incapaces de seguir el frenético ritmo de la información. Para Antonio Damasio, son las que mandan a la hora de tomar decisiones. Pero hay un problema. Las emociones se cocinan a fuego lento, mientras que el ritmo de la vida moderna es trepidante: no hay tiempo para sentir. En una sociedad que canaliza la información hasta el interior de nuestras cabezas a un ritmo cada vez más rápido, ¿puede el cerebro mantener el paso?


Mente. Los límites del cerebro


¿Qué pasaría si viviésemos en una sociedad que se moviera a un ritmo más rápido que los cerebros que la han creado? “Me interesa muchísimo”, declara Damasio, “la noción de velocidad”.
A primera vista, la idea de que la aceleración de la vida moderna llevará a una sobrecarga cognitiva resulta una queja bastante familiar. Críticos culturales, como David Shenk y Neil Postman, en su última época, han advertido de los peligros de una sociedad frenética. Pero Damasio tiene un truco. Él no dice que el cerebro no pueda mantener el ritmo; dice que parte del cerebro no puede seguirle los pasos, mientras que otra parte se ha mostrado dispuesta hasta ahora a seguirle el juego. La primera es la emocional, la segunda, la cognitiva.

“Es cierto que tenemos dos sistemas que están completamente integrados y trabajan perfectamente juntos, pero son muy diferentes en sus constantes temporales. Uno es el sistema emocional, que es el sistema regulador básico y que trabaja muy despacio, ya que requiere un segundo o más. Y luego tenemos el sistema cognitivo, que es mucho más rápido debido a cómo están establecidas sus conexiones y también porque muchos de los sistemas de fibras están completamente mielinizados, lo que significa que trabajan con mucha más rapidez, a escalas de tiempo de decenas o centenas de milisegundos. Por tanto, el sistema emocional funciona más lentamente que el sistema que le proporciona los datos que ha de codificar. Eso nos permite razonar muchísimo, realizar muchísimo trabajo de reconocimiento de objetos y recordar nombres en sólo unas centésimas de segundo. Y, de hecho, hay quien ha afirmado que estamos optimizando esos tiempos, estamos trabajando cada vez más rápido. Y, desde luego, actualmente la gente más joven es capaz de trabajar a ritmos cada vez más veloces”.

Registro de acontecimientos

“Basta observar a un adolescente participando a la vez en 15 chats instantáneos para ver cómo ciertas funciones cerebrales pueden alcanzar, con el entrenamiento adecuado, velocidades asombrosas”. Pero otras funciones cerebrales podrían haber tocado techo. “No tenemos absolutamente ninguna evidencia de que el sistema emocional vaya a acelerarse”, continúa Damasio. “De hecho, creo que está bastante claro que el sistema emocional, al ser un sistema regulador del cuerpo, va a permanecer con esas constantes temporales lentas. Existe un límite para las constantes, que es que las fibras no están mielinizadas, y por eso su conductividad es muy lenta”. En cierto modo, se trata de un problema de ingeniería.

El resultado no es el riesgo de que nuestra maquinaria cognitiva no dé abasto. De hecho, podemos procesar todos esos datos. El peligro está en que el sistema emocional se quede corto. “La imagen de un acontecimiento puede aparecer en un destello, pero se tardan varios segundos en marcarlo emocionalmente”, explica Damasio. “Por eso, es lógico pensar que vamos a tener cada vez más acontecimientos –en especial, de nuestra época más temprana– que se queden sin sustento emocional. Lo que significa que, en teoría, podríamos llegar a tener menos base ética, y nos hallaríamos en un mundo emocionalmente neutral”. Los humanos realizamos constantemente evaluaciones emocionales. Normalmente, ni nos damos cuenta del proceso, y gran parte de la cultura occidental y de la ciencia desde los días de René Descartes, considerado el padre de la filosofía moderna, se basa en asumir que cuando actuamos con lógica, estamos dejando nuestras emociones fuera del juego.

“Este fue el error fundamental de Descartes”, afirma Damasio, quien defiende que las emociones resultan esenciales para nuestros procesos racionales de toma de decisiones. Si no tuviéramos esas respuestas viscerales, quedaríamos atrapados en un ciclo interminable de análisis, estableciendo listas infinitas de pros y contras en nuestras cabezas. Damasio se dio cuenta de la importancia que tiene la emoción en la toma de decisiones al interactuar con pacientes cuyos centros emocionales habían resultado dañados por causa de apoplejías, accidentes o tumores.

Circuitos de emoción y cognición

Están interconectados; el primero, a través del hipotálamo y la hipófisis, estimula el sistema endocrino y provoca reacciones hormonales en el cuerpo

El sistema emocional y el cognitivo colaboran estrechamente. Pero mientras este último, que ocupa la corteza cerebral en su mayor parte, tarda tan sólo décimas o centésimas de segundo en procesar las informaciones, éstas tienen que recorrer un largo camino a través del emocional. A partir del hipotálamo, conectado a su vez con la hipófisis (la glándula endocrina dominante), dicta sus órdenes al sistema endocrino, el encargado de segregar las hormonas con las que el cuerpo provoca la reacción física de la emoción. En resumen, para sentir realmente algo puede ser necesario hasta un segundo.

CONTINUA >>>

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El Poder de Tu Mente

Leonardo Ferrari


Ni te imaginas lo que tu mente puede hacer por ti

Descargar Demo Libro en PDF





En la primera parte, aprenderás todo sobre el autocontrol.

La concentración mental, las técnicas de respiración para calmar la mente, la relajación y la meditación ya no tendrán secretos para ti.

Mediante unas técnicas probadas, con el poder de tu mente lograrás eliminar los problemas de sueño, dormirás mejor, y una vez dormido, a controlar y programar tus sueños.

Tendrás un buen conocimiento sobre programación neurolingüística que te permitirá modificar la conducta propia y la de los demás.

Además, conocerás a otra gran desconocida: la inteligencia emocional. Sólo con estos conocimientos es suficiente para seguir elevando tu mente durante toda tu vida.


En la segunda parte, conocerás y practicarás muchos aspectos de tu cerebro y de tu mente.

¿Sabías que no son lo mismo mente y cerebro? ¿Sabes cómo funciona el cerebro y sus efectos en tu mente?

También aprenderás a dibujar mapas mentales que te permitirán un mejor aprendizaje y más claridad mental.

Además, hay 15 técnicas probadas para desarrollar la creatividad.

Lograrás autohipnotizarte y conocerás las nociones básicas de la hipnosis.

Siguiendo esta línea, y con muchos ejemplos para practicar, sabrás cómo trabaja el inconsciente.

Hay dos capítulos más que previenen sobre la comunicación subliminal y la manipulación mental.

Por último, varias técnicas para mejorar tu memoria y acelerar tu capacidad de aprendizaje.


El libro es eminentemente práctico con ejemplos sencillos y claros para cada tema.


--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Mente. Concentración y respiración Mente. 21 consejos para evitar el estrés
Mente. Relajación Mente. Los 8 tipos de Personalidad Trastornada
Mente. Meditación Mente. Consejos para superar tus 7 miedos más frecuentes
Mente. Sueño Lúcido Mente. Las 12 formas más comunes de Distorsionar la Realidad
Mente. Programación Neurolingüística PNL Mente. La chispa de Einstein en 8 relatos
Mente. La Vía del Genio Mente. Cerebro y Nutrición. Alimentos perjudiciales para la mente
Mente. Ocho formas de ser listo Mente. Cerebro y Nutrición. Sobre proteínas, carbohidratos y grasas
Mente. Grafología Mente. La fuerza del gingko biloba
Mente. Grafología. Un caso práctico Mente. 5 falacias del pensamiento egocéntrico
Mente. Falacias Mente. 11 estrategias para superar la manía de tener todo bajo control
Mente. La estupidez humana Mente. 20 estrategias para mejorar la memoria
Mente. Tu mente te engaña. Heurística, sesgos y falacias. Mente. 5 pasos para tratar de salir del sufrimiento personal
Mente. Hipnosis y autohipnosis. Introducción, verdades y mentiras Mente. Las características y las 4 etapas del proceso creativo
Mente. Técnica pura para hipnosis y autohipnosis Mente. Creatividad. Conceptos generales
Mente. Técnica de relajación muscular para hipnosis y autohipnosis Mente. Creatividad. Pensamiento lateral
Mente. Técnica de visualización muscular para hipnosis y autohipnosis Mente. Técnica de creatividad de Leonardo da Vinci
Mente. Técnica mixta para hipnosis y autohipnosis Mente. El comportamiento egocéntrico
Mente. 10 trucos para optimizar tu poder mental Mente. Ocho vicios que matan la creatividad
Mente. Autocontrol. 10 mandamientos (y uno más) Dhammapada. Budismo y control de la Mente
Mente. 20 consejos rápidos para mantenerte inspirado Mente. Superar el miedo
8 alimentos para el cerebro y la mente Mente. Antes tontos que muertos
Mente. La imaginación Mente. El circuito del odio
Mente. Adictos al juego Mente. Miedo al futuro
Mente. Miedos y fobias Mente. Cómo puedes luchar contra tus miedos
Mente. Cómo vencer tu miedo de hablar en público Mente. El Control Mental, la Meditación  y La Ciencia
Mente. La meditación y el aprendizaje Mente. ¿Sabes por qué soñamos?
Mente. La relajación muscular Mente. 8 consejos para potenciar tu memoria
Mente. 7 trucos para recordar nombres El Poder de la mente aplicado a emprendedores
Mente. 10 sencillos trucos mentales Mente. 3 trucos mentales de persuasión
Mente. Los 10 síntomas de la ludopatía Mente. Errores al procesar la información
Mente. Ansiedad y Fobias Mente. Cerebro y Nutrición
Mente. Depresión: prohibido estar triste Mente. ¿Cuánto placer puedes soportar?
Mente. Efecto placebo en el cuerpo Mente. Nos vemos mejor de lo que somos
Mente. Trucos de magia que engañan al cerebro Mente. Cómo desarrollar tu capacidad creativa
Mente. Tomarse la vida con humor Mente. Cómo implantar falsos recuerdos
Mente. Los límites del cerebro  

-???- | -???-