Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

 

 

EL ARTE DE LA ESTRATEGIA

Puedes seguirnos en:

-???-


Consejos de un noble inglés a su joven hijo

Relaciones con las personas > Tratar con personas difíciles

Leer a Lord Chesterfield es nadar en la realidad. En una selección de las cartas que dirigió a su hijo ilegítimo, Philip, intentó enseñarle cómo ser un hombre de mundo. Chesterfield quería que su retoño brillara en la política y la diplomacia, por lo que puso todo su empeño en adiestrarle para este fin.

Una y otra vez le repite que lo importante es la fachada, lo que los demás ven. Entre las cualidades sólidas y las de relumbrón, las segundas son preferibles. ¿Logró su objetivo? El joven Philip salió mediocre: carecía de elocuencia, no tenía los refinadísimos modales que le habían querido inculcar y además, se casó a espaldas de su padre con una mujer que no pertenecía a su clase y desatendiendo uno de sus consejos más repetidos. Cosas del destino. A continuación, un extracto de textos de varias de sus cartas.

Un joven que se muestra carente de voluntad propia y dispuesto a hacer siempre lo que se le pide pasa por agradable, pero se le juzga al mismo tiempo un necio. Actúa con prudencia, sobre la base de unos principios sólidos y con razones válidas; pero guárdatelas para ti, y no sueltes sentencias.

Es mucho más importante conocer las costumbres de los hombres que las ciudades.



Guárdate bien de hacer alarde de tu cultura delante de nadie: la gente detesta a quien le hace sentir su inferioridad. Disimula, pues, con extremo cuidado tú saber y resérvalo para los encuentros con gente culta; pero incluso en estos casos dejan que sean ellos quien lo sonsaquen, evita parecer ansioso de exhibirlo. Gracias a esta aparente reticencia pasarás por más sabio de lo que en realidad eres, y se te atribuirá además la virtud de la modestia.

Cuídate mucho de no decir nunca en un grupo de personas lo que has visto u oído en otro, y sobre todo guárdate de divertir a estos a costa de los otros; ingéniatelas, en cambio, para que la discreción y la reserva sean consideradas consustanciales a tu carácter. Te llevarán bastante más lejos y serán para ti una mejor garantía que el más brillante talento.

Disfruta de los placeres, con tal de que los sientas como propios: sólo así los disfrutarás de verdad; no te fijes ninguno de antemano, sino que confía en la naturaleza, la cual sabrá orientarte hacia los más genuinos. Los que quieras experimentar, además, deberás conquistarlos por ti mismo; el hombre que se entrega a todos indistintamente acaba por no saborear ninguno. Una vida compuesta exclusivamente de placeres es tan insípida como despreciable. El placer no debe ni puede constituir la vocación exclusiva de un hombre sensato y de carácter, sino que ha de ser, y es, su solaz y recompensa.

En una negociación entre dos hombres de igual talento, el que comprende mejor la lengua en que se desarrolla acabará siempre por llevarse la parte del león. El sentido y el valor de cada una de las palabras revisten a menudo importancia capital en un acuerdo, y aún en una carta.



Un comerciante que aspire a tener éxito su profesión debe empezar por ganarse fama de honrado y de buen trato: a falta de la primera, nadie irá a su tienda; a falta de la segunda, nadie volverá a ella.

Se perdona fácilmente los jóvenes los comunes desenfrenos, pero no hay indulgencia para ningún vicio del corazón.

Guárdate de la vanidad porque se trata de una mala fama que, una vez ganada, es más indeleble que el sacerdocio. Hay quien, emitiendo juicios rotundos acerca de cualquier asunto, revela su propia ignorancia sobre muchos, y muestra una desagradable presunción sobre todo lo demás. Atente siempre a esta regla infalible: no hacer nunca ostentación de la cualidad por la que esperas distinguirte. La modestia es el único señuelo seguro cuando lo que se buscan son elogios. Si tus méritos son reales, serán los demás quienes los descubran.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR:

LA SABIDURIA SECRETA DE MAQUIAVELO

Ahora puedes conocer todos los conocimientos que ocultaba en su obras

Carlos Martín Pérez


Todos conocemos la expresión “maquiavélico” y la asociamos, en el mejor de los casos, a algo malvado, retorcido y astuto. En realidad, la obra de Maquiavelo nos desvela los secretos de los juegos de poder.

Descargar Demo Libro PDF


En este libro podrá leer sabios consejos intemporales de Maquiavelo sobre la naturaleza humana, el gobierno de los hombres, cómo actúa la diplomacia y cómo vencer en un conflicto.

Como Maquiavelo, sabrá cómo enfocar y resolver problemas cotidianos, así como conocer facetas de la psicología humana que no son políticamente correctas.

Entenderá la mente de Maquiavelo


Sencillo, fácil y explicado con ejemplos

Lo lees y ya lo practicas


-???- | -???-