Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

 

 

EL ARTE DE LA ESTRATEGIA

Puedes seguirnos en:

-???-


Las 48 leyes del poder. Ley 19 SEPA CON QUIÉN ESTÁ TRATANDO: NO OFENDA A LA PERSONA EQUIVOCADA

Estrategias de Occidente > Las 48 leyes del poder. Robert Greene > Las 48 leyes del poder. Robert Greene 13-24

En el mundo hay muchas clases de personas diferentes, y usted no puede suponer que todos reaccionarán de la misma manera frente a sus estrategias.

Hay ciertas personas que, si usted las manipula o engaña, pasarán el resto de su vida procurando vengarse.

Serán, desde el momento de la ofensa, lobos con piel de cordero. Elija con cuidado a sus víctimas y a sus contrincantes, y nunca ofenda o engañe a la persona equivocada.

A principios del siglo XIII, Muhammad, el sha de Khwarezm, logró forjar, al cabo de muchas guerras, un gran imperio que se extendía hacia el oeste de la actual Turquía y el sur de Afganistán. El centro del imperio fue la gran capital asiática de Samarcanda. El sha tenía un ejército poderoso y bien entrenado, que le permitía movilizar 200.000 guerreros en pocos días.


Las 48 leyes del poder. Ley 19 SEPA CON QUIÉN ESTÁ TRATANDO: NO OFENDA A LA PERSONA EQUIVOCADA.
Gengis Khan


En 1219, Muhammad recibió una delegación enviada por un nuevo líder de Oriente,
Gengis Khan. La delegación llevaba tipo de obsequios para el gran Muhammad, una muestra de los más finos productos del imperio mongólico, pequeño pero en constante expansión, liderado por Kan. La intención de Gengis Khan era reabrir la Ruta de la Seda hacia Europa, y ofrecía compartir los beneficios con Muhammad; además, prometió mantener la paz entre ambos imperios.

Muhammad no conocía a aquel nuevo líder de Oriente, que le pareció en extremo arrogante al tratar de hablar de igual a igual con él tan superior. Ignoró la oferta de
Gengis Khan. El líder mongol intentó abordarlo de nuevo. Esta vez envió una caravana de cien camellos, cargados con los artículos más exóticos, obtenidos en los saqueos perpetrados en China. Sin embargo, antes de que la caravana llegara a destino, Inalchik, el gobernador de la región que limitaba con Samarcanda, se apoderó de los tesoros y asesinó a los hombres.

Gengis Khan estaba seguro de que se trataba de un error y de que Inalchik había actuado sin la aprobación de Muhammad. Envió otra misión a Muhammad, para reiterar su oferta y preguntar si el gobernador había sido debidamente castigado. Esta vez fue el propio Muhammad quien ordenó decapitar a uno de los embajadores de Gengis Khan; luego envió de regreso a los otros dos, con la cabeza rapada, un horrendo insulto según el código de honor de los mongoles. Gengis Khan, a modo de respuesta, envío al Sha un mensaje que decía: "Has elegido la guerra. Sucederá lo que tenga que suceder, y qué es lo que ello habrá de ser no lo podemos saber; sólo Dios lo sabe". Movilizó sus fuerzas y en 1220 atacó la provincia de Inalchik, donde se apoderó de la capital, capturó al gobernador y ordenó ejecutarlo derramándole plata fundida en los ojos y oídos.

Durante los años siguientes,
Gengis Khan llevó adelante una guerra de guerrillas contra el ejército del sha, muy superior al suyo. Su método era muy novedoso para aquella época: sus soldados, a caballo, se movían con extraordinaria velocidad y dominaban el arte de disparar sus flechas mientras cabalgaban. La rapidez y la agilidad de sus fuerzas permitieron a Khan desorientar a Muhammad en cuanto a sus intenciones y movimientos. Con el tiempo, logró rodear y capturar Samarcanda. Muhammad huyó y murió un año después. Su vasto imperio quedó desmembrado y destruido. Gengis Khan fue el único amo de Samarcanda, de la Rufa de la Seda y de la mayor parte del norte de Asia.


Las 48 leyes del poder. Ley 19 SEPA CON QUIÉN ESTÁ TRATANDO: NO OFENDA A LA PERSONA EQUIVOCADA.
Gengis Khan



Nunca suponga que la persona con la que está tratando es más débil o menos importante que usted. Algunos hombres tardan en ofenderse, lo que hace que usted malinterprete su actitud y los insulte sin preocuparse por ello. Pero si usted llega a ofender el honor y el orgullo de estos individuos, lo harán blanco de una violencia que parecerá repentina y exagerarla, en vista de la lentitud de sus reacciones anteriores. Si usted quiere rechazar a este tipo de persona, le conviene hacerlo cón cortesía y respeto, aun cuando sienta que su petición es impertinente, o su oferta, ridícula. Nunca los rechace con un insulto hasta no conocerlos más a fondo; siempre es posible que se encuentre frente a un Gengis Khan.

El Arte de la Guerra y la Estrategia


Estrategias desde la antigüedad hasta el presente explicadas de forma sencilla.

- Cómo vencer sin luchar.
- Estrategas y estratagemas.


Este libro sobre el arte de la guerra y la estrategia le va a ser muy útil porque trata sobre la lucha y el conflicto. Puesto que a lo largo de nuestra existencia
todos entramos en pugna con otras personas, es bueno conocer la estrategia para resolverlos. La estrategia preferible de hacerlo es la negociación, pero no siempre funciona.

Si elige participar en un conflicto, lo mejor es ganar cuanto antes con el mínimo daño propio y a ser posible, del adversario.

Descargar Demo Libro PDF


-???- | -???-