Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

 

 

EL ARTE DE LA ESTRATEGIA

Puedes seguirnos en:

-???-


Persuasión, que siempre te concedan lo que pidas

Relaciones con las personas > Persuasión

¿Crees que mereces un aumento de sueldo? ¿Necesitas que tus padres te dejen su coche? ¿Planeas pedirle un favor a tu pareja?

No siempre es sencillo conseguir lo que deseas, sobre todo si otras personas deben dar su brazo a torcer.

Pero hasta la petición más estrafalaria puede ser concedida si sabemos cómo plantearla. Todos tenemos amigos que siempre consiguen lo que quieren, y no es una cuestión de suerte, todo gira en torno al modo en que piden las cosas.


Persuasión, que siempre te concedan lo que pidas


Desde que nacemos, gran parte de la relación con nuestros congéneres tiene como objetivo satisfacer nuestras necesidades. Al bebé le basta con llorar, al niño con chantajear y al adolescente con insistir, pero los adultos necesitan otras estrategias.

Haz peticiones razonables

Hay que tener claro que las relaciones personales no funcionan con las mismas dinámicas que las relaciones comerciales. Cuando pedimos un favor a nuestra familia o nuestro jefe no podemos andar regateándoles. Si, por ejemplo, necesitamos que la empresa nos dé dos días para hacer la mudanza, no podemos pedir una semana para ver si cuela. Quizás una petición de este tipo pueda concederse una vez, pero al final todos sabrán a lo que estás jugando y no conseguirás que nadie te haga un favor. En definitiva, si te dan la mano, no cojas el brazo.


Persuasión, que siempre te concedan lo que pidas


Sé concreto y honesto

A la hora de pedir un favor tenemos que tener claro qué es lo que necesitamos. Sobre todo cuando se trata de peticiones económicas, debemos ser concisos en cuanto el asunto para el que necesitamos el dinero. No es conveniente decirle a tu familia que necesitas una ayuda “para salir del bache”, sino que necesitas una cantidad concreta para pagar un recibo o afrontar una deuda. Por supuesto, las razones deben ser reales. Si el favor que necesitas requiere un esfuerzo importante lo mejor es que lo plantees desde el principio. A nadie le gusta “ir a echar una mano para montar un mueble en la nueva casa” y acabar haciendo la mudanza, pintando el salón y poniendo la tarima flotante. Tenlo claro: esa persona no volverá a echarte una mano.

Piensa antes si de verdad necesitas lo que pides


Este consejo tiene una doble lectura. Por un lado hay personas que piden y piden sin dar nada a cambio y sin necesitarlo realmente (algo que acabará pasándoles factura) y por otro están las personas que no piden nunca nada porque creen que no se lo merecen, aun que no sea cierto. Ambos comportamientos son perniciosos y deben evitarse haciendo una reflexión sobre lo que realmente necesitamos o nos merecemos. Si todas las personas que te rodean cobran más que tú y hacen el mismo trabajo, quizás ha llegado el momento de pedir un aumento.


Persuasión, que siempre te concedan lo que pidas


Sé humilde y no amenaces

Si quieres que la gente siga haciéndote favores debes aprender a aceptar un “no” por respuesta. Las amenazas no sirven en este tipo de situaciones. Es importante que aceptes, además, que las personas pueden echarse atrás en un determinado momento. Aunque fastidien tus planes debes comprender que tienen motivos para hacerlo. Si aceptas las negativas con una sonrisa, te será mucho más fácil conseguir lo que quieres la próxima vez, pero si te muestras agresivo con la gente que decide no conceder lo que pides entrarás en su lista negra, y nunca conseguirás nada de ellos.

Ponte en el lugar de la persona a la que vas a pedir un favor


Esta es, sin lugar a dudas, la estrategia más importante. A veces nos olvidamos de que nuestros familiares, nuestros jefes o nuestros compañeros también tienen motivos para hacernos o no hacernos un favor. Y conocer estos es la clave para conseguir lo que queremos. En este sentido no sólo es importante ser razonables en nuestras peticiones, además tenemos que ser conscientes del momento en el que pedimos las cosas. Si la persona a la que pensamos pedir un préstamo está pasando por un mal momento personal o económico es conveniente que busquemos a otro o esperemos a que las cosas vayan mejor. Esto puede ser cuestión de días, semanas o meses, pero siempre nos irá mejor si hacemos las peticiones en algún momento apropiado para la otra persona.


Fuente: http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2013/01/02/estrategias-para-pedir-lo-que-quieras-y-obtener-siempre-un-ldquosirdquo--111815/

Solicitar favores como un cortesano

Tus peticiones no deben arruinar a tu bienhechor, ni exigirle grandes esfuerzos. Simplemente es preferible indicar que estás necesitado. Lo que no obtengas así no lo hubieras obtenido tampoco con peticiones apremiantes. Adecua tu agradecimiento a los dones que te hayan hecho, con el fin de significar que sigues necesitando ayuda. Si tienes que solicitar una cosa importante habla de otros asuntos y hazle comprender, a propósito de otra cosa, cuál es el objeto de tu entrevista.

Aborda a los poderosos con prudencia y utiliza intermediarios. Por ejemplo, haz intervenir a un hijo cerca de su padre, si es que sus intereses no se oponen a los tuyos.

El mejor momento para presentar una solicitud es aquél en que la persona está de buen humor, un día de fiesta o después de una comida, a condición, sin embargo, de que no se encuentre dormitando. Procura no hacer una petición a un hombre arrastrado en un torbellino de asuntos o abrumado de cansancio. Cuídate también de pedir varias cosas a la vez. Acomoda tus maneras de obrar a la persona con quien estás tratando de negocios.

Si te ocupas de los intereses de alguien compórtate en público con él como con un extraño, sin que tengáis sino raras y breves conversaciones, con el fin de que quede claro que obras por amor al bien público y no en vista de intereses particulares.

No le pidas al superior ni título ni privilegio, que es siempre muy largo de obtener. Redacta tú mismo el documento y deslízaselo en el momento oportuno para que lo firme.

Al igual que en la guerra no hay que empezar batalla que no puedas ganar, no pidas nada que no estés seguro de obtener. Por esto, también, es preferible no pedir nada directamente sino sugerir aquello de que tienes necesidad. Cuando desees algo no lo dejes adivinar a nadie antes de haberlo obtenido; para ello debes manifestar que no tienes ninguna esperanza por ese lado y proclamar por doquier que además se lo han dado ya a otro. Incluso irás a felicitarlo.

Cuando te nieguen una cosa, consigue a alguien con el fin de que la pida para él y en seguida la obtendrás fácilmente. Si alguien trata de obtener algo que tú mismo pretendes, envíale a un emisario para disuadirlo en nombre de la amistad y exponerle las dificultades que tendrá que afrontar.

Fuente:
Manual y espejo de cortesanos

Cómo conocer a las personas por su lenguaje corporal

Leonardo Ferrari

Mas allá de las palabras, el cuerpo no miente

¿No sería fantástico leer los pensamientos de los demás e influir en ellos? Ahora puedes conocer los secretos de este lenguaje silencioso y que nunca miente.
Descargar Demo libro PDF


¿Has pensado que tu postura te hace transparente?

Ahora puedes entender los gestos

Descubre cómo funcionan los indicadores en lenguaje corporal

Digamos la verdad somos animales territoriales

Cómo usar el lenguaje corporal en la negociación y en entrevistas de trabajo

Los secretos para imponer nuestra personalidad

¿Sabes los gestos por los que puedes detectar mentiras?

Cómo influir en las personas con la Programación Neuro-Lingüística y lenguaje corporal

Si te gusta seducir, esto te interesa


-???- | -???-