Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

 

 

EL ARTE DE LA ESTRATEGIA

Puedes seguirnos en:

-???-


Las 48 leyes del poder. Ley 23 CONCENTRE SUS FUERZAS

Estrategias de Occidente > Las 48 leyes del poder. Robert Greene > Las 48 leyes del poder. Robert Greene 13-24

Conserve sus fuerzas y su energía manteniéndolas concentradas en su punto más fuerte.

Ganará más descubriendo un rico yacimiento y explotándolo en profundidad, que pasando de un yacimiento pobre a otro: la intensidad siempre triunfa sobre la dispersión. Cuando busque fuentes de poder que puedan promoverlo, procure encontrar siempre el patrón clave único, la vaca lechera que pueda ordeñar durante largo tiempo.


Las 48 leyes del poder. Ley 23 CONCENTRE SUS FUERZAS

En China, a principios del siglo VI a.C., el reino de Wu inició tina guerra con las vecinas provincias del norte del Reino del Medio. Wu era una potencia en expansión pero carecía de la gran historia y civilización del Reino del Medio, que durante siglos había sido el centro de la cultura china. Al derrotar al Reino del Medio, el rey Wu elevaría de inmediato su posición.

La guerra comenzó con grandes fanfarrias y varias victorias, pero pronto se estancó. Una victoria en un frente sólo lograba que los ejércitos de Wu quedaran vulnerables en el otro. El principal ministro y asesor del rey, Wu Tzu-hsiu, le advirtió que el estado bárbaro de Yueh, ubicado hacia el sur, estaba comenzando a advertir los problemas del reino de Wu y planeaba invadirlo. El rey rió: una victoria importante más y el gran Reino del Medio sería suyo.

En el año 490, Wu Tzu-hsiu envió a su hijo al reino de Ch'i, donde se hallaría a salvo. Con este proceder dio al rey una clara señal de que desaprobaba la guerra y creía que la ambición egoísta del soberano estaba conduciendo a Wu a la ruina. El rey, que se sintió traicionado, se volvió contra su ministro, lo acusó de deslealtad y, en un acceso de ira, le ordenó suicidarse. Wu Tzu-hsiu obedeció, pero antes de hundir el cuchillo en su pecho gritó: "Arráncame los ojos, oh rey, y colócalos en la puerta del reino de Wu, para que pueda ver la entrada triunfante de Yueh".

Tal como Wu Tzu-hsiu había predicho, algunos años más tarde un ejército de Yueh pasó por las puertas de Wu. Cuando los bárbaros comenzaron a rodear el palacio, el rey recordó las últimas palabras de su ministro y le pareció ver los ojos del hombre muerto observando su desgracia. Incapaz de soportar la vergüenza, el rey se suicidó, "cubriendo su rostro para no tener que enfrentar la mirada acusadora de su ministro en el otro mundo".


Las 48 leyes del poder. Ley 23 CONCENTRE SUS FUERZAS


Interpretación
La historia de Wu es un paradigma de todos los imperios que han caído en la ruina a causa de la excesiva confianza en su poderío. Embriagados por el éxito y enfermos de ambición, tales imperios se expanden hasta alcanzar proporciones absurdas y terminan destruidos. Es lo que sucedió a la antigua Atenas, que codiciaba la lejana isla de Sicilia y terminó perdiendo todo su imperio. Los romanos extendieron las fronteras de su imperio hasta abarcar vastos territorios; con ello incrementaron su vulnerabilidad y el riesgo de ser invadidos por otras tribus bárbaras. Su inútil expansión desembocó en la caída del imperio.

Para los chinos, el destino del reino de Wu constituye una lección básica de lo que sucede cuando las fuerzas se dispersan en diferentes frentes, perdiendo de vista los peligros distantes de tanto codiciar la victoria inmediata. "Si no estás en peligro —dice Sun Tzu—, no luches." Esto es casi una ley física: lo que se infla más allá de sus proporciones inevitablemente estalla. La mente no debe ir de objetivo en objetivo ni dejar que el éxito la distraiga de su propósito y su sentido de proporción. Lo que se cohesiona, concentra y conecta con el pasado tiene poder. Lo que se disipa, divide y distiende se pudre y derrumba. Cuanto más algo se infle, tanto más dura será su destrucción.

Valore la intensidad más que la extensión. La perfección reside en la calidad y no en la cantidad. La sola extensión nunca se eleva por encima de lo mediocre, y la desgracia de los hombres que tienen intereses generales muy variados y dispersos es que, si bien quisieran meter la cuchara en todos los platos, terminan no metiéndola en ninguno. La intensidad brinda eminencia y convierte las cosas heroicas en sublimes. Baltasar Gracián

El Arte de la Guerra y la Estrategia


Estrategias desde la antigüedad hasta el presente explicadas de forma sencilla.

- Cómo vencer sin luchar.
- Estrategas y estratagemas.


Este libro sobre el arte de la guerra y la estrategia le va a ser muy útil porque trata sobre la lucha y el conflicto. Puesto que a lo largo de nuestra existencia
todos entramos en pugna con otras personas, es bueno conocer la estrategia para resolverlos. La estrategia preferible de hacerlo es la negociación, pero no siempre funciona.

Si elige participar en un conflicto, lo mejor es ganar cuanto antes con el mínimo daño propio y a ser posible, del adversario.

Descargar ahora Demo del Libro en PDF


-???- | -???-