Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

 

 

EL ARTE DE LA ESTRATEGIA

-???-


El Alamo, resistencia imposible que se convirtio en leyenda (2)

Estrategias de Occidente > Genios de la Estrategia

Una resistencia imposible que se transformó en leyenda


Hace años se estrenó el film "El Álamo", "remake" de la película que con el mismo título dirigiera John Wayne en 1960, reabriendo el debate sobre las razones del aparentemente patriótico choque entre el gobierno mexicano y la que por entonces era una de sus provincias, Texas, hoy símbolo del modo de vida americano.


Lenguaje corporal

El lenguaje silencioso que nunca miente explicado de forma fácil y sencilla.


Seducir y enamorar

¿Sabes todo sobre la seducción? Si te gusta seducir, esto te interesa. Ahora puedes descubrir todos los secretos para seducir.


Poder mental

Ni te imaginas lo que tu mente puede hacer por ti. Hipnosis, concentración, sueño, relajación, meditación, grafología, PNL...



Liderazgo y rendimiento

Las 21 leyes sobre liderazgo, los 7 hábitos de la gente realmente efectiva, el 8º hábito, método DAFO, la pirámide de Maslow, ...


Relaciones con las personas

Cómo conocer a las personas y relacionarte con ellas, ganar verdaderos amigos, técnicas de Persuasión y de Negociación, entrevista de trabajo, aumentar tu confianza y asertividad, ...


Finanzas personales

Cancelar deudas, ahorrar, ganar mas dinero, invertir, saber usar el dinero y cultura economica y financiera.


Estrategias de Oriente

Todas las tácticas y estrategias de China, Japón y de Asia en general. El Arte de la Guerra enfocado a cómo ganar las batallas cotidianas...


Estrategias de Occidente

Todas las tácticas y estrategias de Occidente en general. Clausewitz, Maquiavelo, Napoleón... Cómo obtener el éxito y salir victorioso

Los intereses esclavistas de EE.UU.
Ante el peligro de una posible secesión de Texas, la facción conservadora se aupó, en 1833, al Gobierno de la República de México y situó como presidente al general Antonio López de Santa Anna. Sus primeras medidas constitucionales cuestionaron la estructura federal de México limitando el poder político y fiscal de los gobiernos provinciales. Seguidamente, abolió la esclavitud. Ese mismo año, Gran Bretaña también lo había hecho.

La orientación antiesclavista de México y Gran Bretaña atacaba los intereses de los colonos texanos, ya que muchos poseían esclavos y eran originarios de estados esclavistas de los Estados Unidos. Cabe resaltar también que los máximos impulsores de la colonización estadounidense de Texas procedían de estados del Sur: el general Stephen Fuller Austin era originario de Virginia y el presidente de los Estados Unidos, el general Andrew Jackson, había nacido en Carolina del Sur.

En rigor, resultaba obvio que la política texana de los EE.UU. venía marcada por los intereses de los estados esclavistas del Sur, deseosos de mantener su fuerza territorial y política frente a los estados no esclavistas del Norte. El camino hacia la guerra entre Estados Unidos y México se hizo más evidente con la progresiva extensión de los asentamientos de norteamericanos en las denominadas tierras negras del este de Texas.

Resultaría erróneo creer que el secesionismo texano fue cosa exclusiva de colonos de origen estadounidense. Existía una intensa interacción política y social entre estos y los propietarios y autoridades mexicanas de Texas. Grandes terratenientes mexicanos hicieron considerables fortuna cediendo tierras a los colonos, de la misma forma que la hicieron los intermediarios que gestionaban las concesiones y las autoridades que las supervisaban. En consecuencia, estos sectores mexicanos acomodados se sintieron perjudicados cuando su Gobierno puso freno legal a estas prácticas. Así, resulta lógico que uno de los más destacados líderes secesionistas de Texas fuese Lorenzo Zabala, que pasaba por ser el mayor beneficiado con la política de concesiones.



El Alamo, resistencia imposible que se convirtio en leyenda


La rebelión de Texas
La reorientación centralista, antiesclavista y antiestadounidense del presidente López de Santa Anna y la agresiva política antimexicana de los Estados Unidos facilitaron el camino de la rebelión texana contra el Gobierno de México. Ante el peligro secesionista de los estados mexicanos del Norte, el general Santa Anna movilizó el Ejército para sustituir las autoridades existentes por otras de clara fidelidad nacional mexicana.

Así, en mayo de 1835, el general López de Santa Anna sometió el estado de Zacatecas a la autoridad gubernativa central eliminando todos aquellos individuos de origen estadounidense o anglosajón. Ante la caída de Zacatecas, las autoridades filoestadounidenses de Texas temieron que sucediera lo mismo en su territorio, por lo que decidieron organizarse ante la posible llegada de las tropas mexicanas. En octubre de 1835, el Consejo Gubernativo de Texas aprobó la adquisición de cuatro navíos para evitar un eventual bloqueo marítimo por parte de las fuerzas mexicanas. Pero Santa Anna decidió continuar su campaña militar por tierra y así se dirigió hacia San Antonio de Valero, donde el 5 de diciembre de 1835 derrotó a las milicias texanas comandadas por el coronel Ben Milam, que murió durante la batalla. 1.105 milicianos texanos se rindieron y fueron evacuados. Sin embargo, 104 se refugiaron en El Álamo.

Reorganización en El Álamo
El lugar conocido popularmente como El Álamo albergaba seis misiones fundadas por la Iglesia Católica española con el fin de cristianizar a los indios de la zona. Entre estas destacaba la de San Antonio de Valero, lugar al que llegaron, a mediados de diciembre, aquellos 104 guerrilleros texanos dispuestos a resistir ante los ejércitos de Santa Anna.

Sin embargo, esta voluntad irreductible no era compartida plenamente por el Consejo Gubernativo de Texas. El 17 de enero de 1836, el general estadounidense Sam Houston, enviado a Texas por el presidente Andrew Jackson para organizar las milicias texanas, ordenó a Jim Bowie que fuese con veinte hombres a El Álamo para que evaluase la situación de los 104 milicianos. Bowie consideró que El Álamo era indefendible y que debía abandonarse la misión. Houston apoyó la decisión de retirada.

Los planes de evacuación de Jim Bowie se complicaron por diversos factores. En primer lugar, por la llegada de tropas voluntarias deseosas de defender El Álamo a toda costa. El 20 de enero de 1836, se incorporaron el coronel William Barret Travis con treinta hombres más reclutados en el ejército regular texano, y el 8 de febrero llegó el senador por Tennessee David Davy Crockett con una docena de hombres. Además, Bowie tuvo que enfrentarse a Travis por el mando de la misión de San Antonio. Por problemas familiares, el 11 de febrero el coronel James Neill, comandante en jefe de la misión, tuvo que abandonar El Álamo y cedió el mando al coronel Travis, acérrimo partidario de resistir a pesar de las ordenes contrarias del general Houston y del coronel Bowie. Las cosas se complicaron cuando el conjunto de los milicianos texanos manifestó su deseo de que, dado que Travis y Bowie tenían el mismo rango, fuese este último el comandante de la misión. Para evitar problemas, se llegó a un acuerdo salomónico por el cual Travis y Bowie decidieron compartir el mando.

El sitio del Fuerte
El 15 de febrero de 1836, el general mexicano López de Santa Anna cruzó el río Grande, límite de la provincia de Texas, con la intención de eliminar o forzar el exilio de todos los texanos rebeldes y sustituirlos por pobladores y propietarios de origen mexicano.

Al día siguiente, el coronel James Fannin recibió un primer aviso de Travis reclamando refuerzos para El Álamo. Sin embargo, Fannin denegó la ayuda aduciendo que el Consejo General de Texas se había manifestado a favor del abandono de la misión. Pero Travis respondió que, desde el punto de vista militar, era importante resistir en aquella plaza.

Siete días después, el 23 de febrero, la vanguardia del Ejército mexicano llegó a San Antonio y se inició el sitio de El Álamo. El general López de Santa Anna anunció su propósito de no hacer prisioneros. Por su parte, el capitán texano Juan Seguin (papel que en la película interpreta el actor español Jordi Mollà) propuso enviar comida a los sitiados. En esta coyuntura, el coronel Bowie se enfermó de cólicos y el mando de la misión recayó completamente en Travis. La opción resistencialista se acababa de imponer definitivamente y así, el 26 de febrero de 1836, Travis hizo público un llamamiento para la defensa de El Álamo en el que declaraba su intención de no rendirse nunca ("He respondido a su petición con un cañonazo") y pedía que acudieran voluntarios.

El llamamiento atrajo, el 1 de marzo, a 32 texanos procedentes de la población de Gonzales. Ese mismo día, en Washington-on-the-Brazos, se sustituyó el antiguo Consejo Gubernativo de Texas por un Gobierno provisional que al día siguiente, 2 de marzo, formuló la Declaración de Independencia de Texas. Una de sus primeras resoluciones fue nombrar comandante en jefe de los ejércitos texanos al general Sam Houston.

La batalla de El Álamo
El nombramiento de Houston tenía como objetivo la reorganización de las milicias texanas en un auténtico ejército regular, estableciendo una cadena de mando que pusiese orden en unas fuerzas irregulares que actuaban de forma impulsiva. Un ejemplo de desobediencia a la cadena de mando era el resistencialismo del coronel Travis. Por esta razón y para que sirviera de ejemplo de lo que el nuevo ejército texano no debía hacer, Houston se opuso a enviar refuerzos al fanático coronel de El Álamo. En todo caso, consintió que el coronel Fannin llegase hasta El Álamo con el fin de evacuar a los sitiados. Sin embargo, las tropas de Fannin no pudieron acceder a la misión de San Antonio de Valero y tuvieron que retroceder.

La suerte estaba echada para los sitiados. La noche del 4 de marzo de 1836 una mujer huyó de El Álamo y le comunicó al general López de Santa Anna que las defensas de la misión estaban colapsadas y que ese era el momento adecuado para atacar. Sin embargo, la prudencia del general aplazó el ataque definitivo para el domingo 6 de marzo de 1836, cuando 1.440 soldados mexicanos invadieron la misión y aniquilaron a los resistentes texanos. Los únicos supervivientes de El Álamo fueron seis mujeres, seis niños, un desertor y un esclavo.

Algodón, petróleo y racismo
La rebelión texana contra México puso de manifiesto la importancia de la propiedad de la tierra como factor de prestigio social y también de control político. Ahora bien, el destino económico de las tierras era la agricultura y la ganadería, especialmente en las zonas cercanas a los ríos y al golfo de México. Los principales cultivos eran los cereales, legumbres, naranjas y, sobre todo, el algodón, que contó con una mano de obra mayoritariamente negra e indígena. La agricultura solamente pasó a un segundo plano a principios del siglo XX, cuando se descubrió petróleo en el subsuelo de Texas. El hallazgo supuso el despegue de la industrialización texana, basada en producciones subsidiarias y complementarias del crudo, como las metalúrgicas y las químicas.

Deste el punto de vista demográfico, en 1830 había unos 20.000 anglosajones y 5.000 hispanomexicanos. En 1920, la población blanca era de casi cuatro millones de personas, frente a 750.000 negros, 2.000 indios y unos 1.000 habitantes de origen asiático.

La independencia de Texas confirmó la victoria demográfica y política de anglosajones frente a mexicanos, pero el gran volumen de negros puso de manifiesto la rápida conversión de Texas en un estado esclavista a raíz de la anexión a EE.UU.

Independencia y unión de Texas a Estados unidos
Después de la Batalla de El Álamo, tuvo lugar, el 21 de abril de 1836, la también mítica Batalla de San Jacinto, en la cual los 800 hombres del general Sam Houston, al grito de "Recordad El Álamo", infligieron una severa derrota a un ejército mexicano de 1.600 soldados, y capturaron al mismísimo general López de Santa Anna. Para mayor humillación de las fuerzas mexicanas, las tropas texanas solamente tuvieron nueve muertos.

Con la Batalla de San Jacinto terminó la Guerra de Independencia y se constituyó la denominada República de Texas, que existió entre los años 1836 y 1845. El general Sam Houston fue nombrado presidente y ejerció el cargo hasta 1838, aunque volvió a repetir mandato entre 1841 y 1844. Por su parte, Stephen F. Austin fue nombrado primer secretario de Estado de Texas. Sin embargo, tan solo duró dos meses en el cargo, puesto que murió el 27 de diciembre del año 1836. En 1837 Sam Houston estableció la capital en la ciudad que lleva su mismo nombre y más tarde la trasladó a Austin. Allí estuvo hasta el 29 de diciembre de 1845, momento en que Texas se incorporó definitivamente a los Estados Unidos.

Fuente: http://www.cliorevista.com

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR:

El Arte de la Guerra y la Estrategia


Estrategias desde la antigüedad hasta el presente explicadas de forma sencilla.

- Cómo vencer sin luchar.
- Estrategas y estratagemas.


Este libro sobre el arte de la guerra y la estrategia le va a ser muy útil porque trata sobre la lucha y el conflicto. Puesto que a lo largo de nuestra existencia
todos entramos en pugna con otras personas, es bueno conocer la estrategia para resolverlos. La estrategia preferible de hacerlo es la negociación, pero no siempre funciona.

Si elige participar en un conflicto, lo mejor es ganar cuanto antes con el mínimo daño propio y a ser posible, del adversario.

Descargar Demo Libro PDF


-???-


-???- | -???-